La magia para niños, frente a lo que se pueda pensar, es una rama muy reciente de dicho arte. En realidad, hasta principios del siglo XX, todos los espectáculos de magia estaban pensados para presentarse ante adultos. Por ello, los primeros magos que realizaban magia para niños tuvieron que “inventarse los métodos”.

UNA GUIA DE LA MAGIA PARA NIÑOS

Al hacer magia para niños, por ejemplo, resulta que muchas de las estrategias usadas en los espectáculos de magia para adultos no funcionan. Por dar una razón rápida, los adultos tenemos muchas ideas preconcebidas. Y esto es usado por los magos en su beneficio. Pero los niños no tienen tantas ideas preconcebidas. De hecho, a veces te puedes encontrar con reacciones que a los adultos nos parecen ilógicas. Pero que a los niños les parecen perfectamente válidas.

Además, a los niños les encanta participar. Quizás alguno no se atreva a salir al escenario, pero todos quieren ser partícipes. Por lo tanto, en un espectáculo de magia infantil la participación debe ser un elemento fundamental.

La magia para niños, por lo tanto, debe estar adaptada a ellos. Debe ser divertida. Y debe ser participativa. ¿Cómo conseguir todo esto? Sería dificil de explicar en una sola página. Se han escrito numerosos libros sobre el tema. El preferido de Rafa Cama, nuestro artista, es “Serio de Remate”, al que considera un auténtico libro de cabecera.

¿QUE JUEGOS HACER CUANDO HACES MAGIA PARA NIÑOS?

Por otro lado, aparte de que el estilo de la magia para niños es muy diferente, también lo es el repertorio. Escoger los números para dicho espectáculo tiene sus complicaciones. Le hemos preguntado a Rafa, y nos ha explicado lo siguiente: Hay de ciertos números que funcionan muy bien para niños por estar pensados específicamente para ellos. Estos juegos deben ser las piezas centrales en torno a las que se organiza el espectáculo.

Pero, por otro lado, Rafa considera que cualquier número puede adaptarse a la magia para niños. Es más trabajoso, porque hay que introducir, por ejemplo, participación en números que a priori no tienen. Y adaptar el guión y la estructura para que sea disfrutado por los niños. Esto, por supuesto, lleva tiempo. Por ejemplo, el número de aros chinos que realiza Rafa le llevó un par de años hasta que encontr’el enfoque adecuado.

Aún así, pese a las dificultades que implica, hacer magia para niños es una recompensa en sí misma.

Si queréis ver a Rafa realizando magia para niños, haced vuestra reserva en el 91 345 14 20.

Pin It on Pinterest

Share This